El Mar Muerto, la experiencia de estar en el punto más bajo del planeta

No es un mar ni tampoco está del todo muerto, pero sí es un lugar con encanto natural e histórico, apto para flotar sin ningún esfuerzo, aprovecharse de los minerales y dejar ahí cualquier preocupación.

Cuando nunca has visitado un lugar como este, se vuelve inverosímil imaginar su altísima salinidad, su facilidad para flotar y la relajación máxima que se puede alcanzar. Eso me pasó a mí.

El Mar Muerto es un lago súper salado, que está a más de 400 metros bajo el nivel del mar y que mide aproximadamente 80 kilómetros de largo y 16 de ancho. Llegué a este enorme lago desde Jerusalem, Israel, aunque también puede llegarse desde Jordania y Cisjordania.

El Mar Muerto es de los sitios más atractivos del mundo, por su historia, sus características naturales y la posibilidad que ofrece de flotar sin ningún esfuerzo.
El Mar Muerto es de los sitios más atractivos del mundo, por su historia, sus características naturales y la posibilidad que ofrece de flotar sin ningún esfuerzo.

Se le llama “Muerto” porque es imposible la sobrevivencia de peces u otros animales acuáticos, por su alta salinidad que, se calcula, es hasta siete veces mayor al resto de los océanos. Sin embargo, no está del todo muerto, pues viven algas y algunos microorganismos.

Flotar en el Mar Muerto es sinónimo de relajación
Flotar en el Mar Muerto es sinónimo de relajación

Era marzo, apenas empezaba a llegar la primavera, por lo que el sol se escondía de vez en cuando, para hacer más perceptible una brisa fresca. El agua estaba fría pero no helada, así que lo primero que hice fue meterme para descubrir la sensación que había esperado desde meses atrás.

Desde el gran lago se observa parte del Desierto de Judea
Desde el gran lago se observa parte del Desierto de Judea

El agua es aceitosa, quieta y permite flotar con mucha facilidad, precisamente por su alto contenido de sal. Metí mi mano al fondo y extraje bolitas pequeñas de sal… Ya estaba advertida que no podía caerme agua en los ojos, pero pasó. El ardor es peor de como me lo describieron.

Se calcula que el agua del Mar Muerto es hasta siete veces más salada que la de los océanos.
Se calcula que el agua del Mar Muerto es hasta siete veces más salada que la de los océanos.

¿El paisaje? mucho mejor de lo que me describieron. El Mar Muerto superó mis expectativas. Mientras flotaba, podía observar al frente torres altas de hoteles y montañas marrón, típicas de zonas áridas, pues está muy cerca el Desierto de Judea.

Este paisaje rodea el Mar Muerto. Muy cerca está el Desierto de Judea.
Este paisaje rodea el Mar Muerto. Muy cerca está el Desierto de Judea.

Al salir del lago, el viento intentó secarme, lo que dio paso a un tono blancuzco en todo mi cuerpo: una clara muestra de la salinidad extrema. En la playa hay duchas al aire libre. Te recomiendo llevar jabón para tratar de quitar toda la sal y que esta no irrite la piel.

Si te gusta meditar y si estás pensando en regalarle minerales a tu cuerpo, este es el lugar perfecto. Los expertos atribuyen a las aguas del Mar Muerto propiedades químicas como bromo, bromuro, magnesio, sodio, calcio, potasio y azufre, entre muchos otros, con beneficios que van desde el rejuvenecimiento hasta el incremento en la producción de antioxidantes.

Playas en el Mar Muerto

Ein Bokek es una playa gratuita que está a 115 kilómetros desde Jerusalem, donde puedes encontrar muchas facilidades como baños, duchas, restaurantes y tiendas. En el lugar ofrecen sillas para alquilar por precios de aproximadamente $3.

En los alrededores del gran lago hay rocas cubiertas con bolitas de sal
En los alrededores del gran lago hay rocas cubiertas con bolitas de sal.

Kalia es la playa privada que se encuentra un poco más al norte del Mar Muerto, a unos 45 minutos de Jerusalem. La entrada cuesta $16 e incluye sillas, sombrillas, duchas, vestuarios y estacionamiento. También hay restaurante y tienda de recuerdos. Las instalaciones son más antiguas, pero son aceptables.

Toma en cuenta que las playas Ein Gedi y Mineral han estado cerradas durante varios años sin posibilidad de reapertura, debido a la aparición de sumideros (desagües naturales).

El Mar Muerto es extenso, por eso lo mejor es que decidas antes cuál playa, privada o de acceso público, quieres visitar.
El Mar Muerto es extenso, por eso lo mejor es que decidas de previo a cuál playa, privada o de acceso público, quieres ir.

Cosas que hacer

Aparte de bañarte todo el tiempo que quieras, puedes aprovechar tu tiempo para aplicarte barro. Lo que observé es que la gente compra pequeñas bolsas de arcilla que venden en los alrededores y se la aplica en todo el cuerpo, frente al lago. Para una experiencia más natural, en la playa Kalia puedes encontrar el barro en la playa.

Si eres de las personas que les gusta comprar regalos o recuerdos, no te vayas del lugar sin antes pasar a las tiendas tipo mercado que hay contiguo al Mar Muerto. Hay de todos los productos: cremas suavizantes y humectantes para pies, manos y cuerpo, tratamientos para el cabello, mascarillas para el rostro a base de arcilla, y elementos para tinas o jacuzzi, entre muchos otros.

La sal tiene textura áspera y toma formas muy diferentes en las rocas.
La sal tiene textura áspera y toma formas muy diferentes en las rocas.

Recorra las tiendas, todas ofrecen mucha diversidad de calidad y precios: desde muy bajos ($3 dólares) hasta opciones más caras.

También puede visitar un spa o, bien, hacer un recorrido por Masada, un sitio arqueológico que tiene restos de palacios y fortificaciones, que fue casa de Herodes después de la conquista romana de Judea (en otro post les cuento la experiencia).

Otra actividad es recorrer en un 4×4 el Desierto de Judea, o tomar un tour a las Cuevas de Qumrán o cuevas de los manuscritos, lugar que tiene una alta importancia natural, religiosa e histórica, por ser donde se hallaron al menos 200 manuscritos copiados hace 2000 años. Se estima que estos podrían ser de los más antiguos testimonios de la Biblia.

Este es el paisaje que predomina en el desierto. Las rocas tienen matices diferentes.
En el Desierto de Judea se observan pocos animales, algunos parecieran mimetizarse entre las piedras y poca vegetación.

Si tienes más tiempo, puedes ir a Eilat que es una ciudad portuaria al sur de Israel, a orillas del Mar Rojo, cerca de Jordania. Se caracteriza por sus playas de aguas tranquilas, ideales para practicar submarinismo y snorkel. Está a cuatro horas desde Jerusalem y a unas 2.5 horas desde Ein Bokek.

¿Dónde comer?

Alquilamos unas sillas en la playa, por aproximadamente $3 cada una, y montamos un Picnic. Fue una experiencia muy agradable, que hacen muchas personas que visitan el lugar. Te recomendamos llevar algo de comer, ya que el viaje es largo y hay pocas opciones en el camino para detenerse a hacer el tiempo de comida.

En Ein Bokek encontramos Aroma Café, que tiene varias opciones para comer ligero. Si quiere algo más fuerte, en la misma zona puede visitar Taj Mahal, que ofrece comida mediterránea.

¿Cómo llegar?

En Jerusalem, alquilamos un carro y, con ayuda de un GPS, llegamos al Mar Muerto, luego de recorrer aproximadamente 45 kilómetros. Alquilar un carro por un día tiene un precio de alrededor de $30.

El paisaje me encantó, observé improvisados campamentos beduinos a lo largo del desierto de Judea; también vi pastores con sus ovejas: ¡imposible no recordar imágenes de la época de Jesús!

Este es el paisaje que predomina en el desierto.
Este es el paisaje que predomina en el desierto. Las rocas tienen matices diferentes.

Un pasaje no agradable para mí, por lo que significa, son los muros que se observan en distintas partes durante el camino, que marcan una frontera entre israelíes y palestinos. Aún así, fue interesante conocer lo que las noticias llevan años mostrándonos.

Una vez en el Mar Muerto, es posible parquear en los espacios que están frente a centros comerciales, al lado del lago, pero no olvides comprar un tiquete de parqueo en las máquinas que están alrededor, pues las autoridades que regulan el tránsito podrían hacerle una boleta. Si les hacen una boleta, como a nosotros, la pueden pagar en el servicio postal o en el aeropuerto.

Al otro lado del Mar Muerto se observa Jordania, otro país que tiene acceso a este gran lago.
Al otro lado del Mar Muerto se observa Jordania, otro país que tiene acceso a este gran lago.

Existen tours que salen desde Tel Aviv y Jerusalem diariamente, con precios que empiezan en los $50. Puede consultar en su hotel, normalmente hay varias opciones y horarios.

Si quiere tomar un bus, la empresa Egged tiene la ruta 486 que viaja desde la estación central de autobuses de Jerusalén (plataforma 5) directamente al Mar Muerto, Ein Gedi y Masada. Cuesta aproximadamente $19 ida y regreso, sólo recuerde que no hay autobuses en Shabat (desde el viernes por la tarde hasta el sábado por la noche).

¿Con tiempo para dormir en el Mar Muerto?

Yo aproveché un sólo día para visitar Masada y el Mar Muerto, y por la tarde regresé a Jerusalem, pero si tienes planes de hacer una visita más pausada puedes valorar estas opciones de hospedaje.

Crowne Plaza Dead Sea tiene acceso a la playa desde las piscinas del hotel y cuesta cerca de $120 la noche. También puede quedarse en Daniel Dead Sea Hotel por alrededor de $150, este se caracteriza por un excelente servicio y deliciosa comida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: